Clarissa, la vaca azul

Clarissa, la vaca azul
paseando por el campo

domingo, 2 de octubre de 2016

Programación del Mes Aniversario de Cuentos de la Vaca Azul




  
Día Sábado 1 / 10 / 2016 en LLC Las Mercedes
Cuentos para adultos de amor, de muerte y de otras locuras
Historias de verdad, verdad, donde el amor, la muerte y otras circunstancias de la vida cotidiana -y no tanto-  pueden mostrarnos que el vivir puede llegar a ser toda una divertida locura.
Hora 3 pm



Día Jueves 6 / 10 / 2016 en LLC Altamira
Sobre esa Señora que no dejará de visitarnos
¿O cómo se ha abordado desde los cuentos y desde las poesías el tema de la muerte en la literatura infantil?
Cuentos, poemas, conversación y actividades participativas para padres, abuelos y educadores inquietos e interesados sobre cómo tratar el tema de la muerte con los niños.
Hora 6 pm a 7.30 pm



Día  Domingo 9 / 10 / 2016 en LLC Altamira
Se olvidaron de la torta y otros cuentos de cumpleaños
Presentación para niños y todos sus familiares sobre anécdotas, vivencias y cuentos de cumpleaños.
Hora 11 am



Día Domingo 16, igual a las 3pm en LLC Las Mercedes
Una vaca azul de cuentos narra sus años compartidos
Historias, vivencias, cuentos -inventados y no tanto- de las muchas cosas vividas en los 29 años de actividades de la agrupación. Con la participación de los cuentacuentos amigos.
Hora 3 pm



Día Jueves 20 / 10 / 2016 en LLC Altamira
El tema de la fraternidad en la literatura infantil
Cuentos, poemas, conversación y actividades participativas para padres, abuelos y educadores inquietos e interesados sobre cómo tratar el tema de la fraternidad con los niños.
Hora 6 pm a 7.30 pm


Día  Domingo 23 / 10 / 2016 en LLC Altamira
Elefantes, hormigas, gatos, ratones y otros cuentos de sabor
Presentación para niños y todos sus familiares sobre anécdotas, vivencias y cuentos de cumpleaños.
Hora 11 am



Aviso para Noviembre: Día 5, 6, 12 y 13 Taller de Narración Oral en LLC Altamira.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Entrevista del Programa Había una vez sobre Un lugar en el bosque

Martes 20 de setiembre de 2016 - 12:20 hs.

Armando Quintero Laplume: el lobo como ser maravilloso





Resultado de imagen para imágenes de armando quintero laplume

Armando Quintero Laplume es escritor y narrador oral uruguayo, radicado en Venezuela desde 1978.
Su libro Un lugar en el bosque ganó el “Primer Premio Nacional de Literatura Infantil por obra inédita” en Uruguay, y el reconocimiento de “Los Mejores 2006” otorgado por el Banco del Libro de Venezuela, ese mismo año. A diez años de esta distinción Quintero conversó con Había una vez, sobre la génesis de esta historia.
Armando Quintero se crió en una estancia a trece kilómetros de Treinta y Tres. De allí el contacto con los lobos y las historias sobre estos animales. “El lobo como un ser maravilloso, fiel a su pareja, a su comunidad pequeña, fiel a su manada y a la defensa de cachorros abandonados de otras especies”, resaltó Quintero.
Como paradigma narrativo Quintero se siente en sintonía con la prosa de Morosoli, un texto híbrido de poesía y prosa.
La labor del ilustrador Manuel Pizcueta le brindan al libro aspectos surrealistas y expresionistas que lo realzan.

Para oír la entrevista pulse el enlace "ir a http":

http://www.radiouruguay.com.uy/innovaportal/v/93399/22/mecweb/armando-quintero


Al aire 1050 FM (Radio Nacional de Uruguay) Nota y entrevista: Dinorah López Soler 

martes, 7 de junio de 2016

Nuestras actividades de junio en Lugar Común de Altamira, Caracas. Es el primer mes del Primer aniversario de nuestra agrupación en ese espacio y mes de Cuentos para cambiar al mundo.


La agrupación Cuentos de la Vaca Azul, con 29 años de actividades permanente en lo nacional e internacional, cumple su Primer Aniversario de presentaciones continuas en la Librería Lugar Común de Altamira, Caracas.
 
Una actividad constante que se realiza los segundos y cuartos domingos de cada mes y se inició a solicitud de la Directiva de ese hermoso y cálido espacio porque deseaban abarcar un público que no habían captado: los niños.
La propuesta se viene realizando con un equipo de trabajo integrado por: la Lic. Abigail Truchsess, Comunicadora Social egresada de la UCAB, el Lic. Tiago de Jesús, Docente egresado de la Escuela de Educación de la UCAB y el Prof. Armando Quintero Laplume, quien fuera docente en las Escuelas de Educación y de Letras de la mencionada Universidad y fundara y dirige las agrupaciones Cuentos de la Vaca Azul y Narracuentos UCAB. Además las participaciones esporádicas de otros narradores orales como la Lic. Jenny Fraile de la UPEL y la locutora Maritza Rojas.
 
En la programación previstas para estos festejos realizaremos tres eventos -que, ¡oh maravilla!, incluyen nuestro evento para reconocida actividad internacional convocada por la Red Internacional de Cuentacuentos de "Cuentos para cambiar al mundo".
 
Ésta es la programación por nuestro primer aniversario de actividades constantes en los espacios de la Librería Lugar Común:
 
 
Domingo 12 de junio a las 11.30 am
La alegría de narrar desde el corazón
Cuentos y poemas para niños y jóvenes del escritor Jairo Aníbal Niño. Un sensible homenaje a quien apreciaba mucho a nuestro país.
 
Martes 21 de junio de 6 pm a 7.30 pm (Evento Internacional)
Narrar a los niños y narrar con los niños
Un conversatorio con padres y abuelos de recomendaciones de cómo leer en voz alta y contar cuentos orales para sus niños. Participan: Lic. Abigail Truchsess, Lic. Tiago de Jesús y Prof. Armando Quintero
Este evento está enmarcado dentro de la Actividad Internacional de la Red internacional de Cuentacuentos: "Cuentos para cambiar al mundo".
 
Domingo 26 de junio a las 11.30 pm
De tiempos inmemoriales y otros mitos de origen
Cuentos de los orígenes de los seres y las cosas creados y recreados por Armando Quintero desde una investigación realizada para crear una antología de los grupos ancestrales de nuestro continente.
 
Como siempre, los esperamos con familiares, amigos y conocidos. Serán muy bien recibidos por el amable personal de la librería y por nosotros en cada una de las actividades que se realizarán.

sábado, 28 de mayo de 2016

Después de una entrevista desde el Liceo Nº 3 Homero Macedo Gorosito de Treinta y Tres, Uruguay





¿Cuál fue la razón por la que te fuiste a Caracas?

Desde 1965, año que realicé estudios de Letras en la Facultad de Humanidades, pasando por los años 70 y llagando a los 80 no fueron fáciles en Uruguay. Te lo habrán comentado, seguro. Fueron años muy polarizados. Y cada uno asumió posiciones tanto en lo personal, como en lo familiar y en lo profesional. También en lo local, lo zonal y nacional. Nunca me afilié a ningún partido político pero, no fui indiferente a lo que venía sucediendo. Y, por los valores que asumí, porque mi familia me los brindó, con el apoyo de los excelentes docentes que  nos formaban como un ser pensante y cuestionador. Por eso, no podías cuadrar con los canales del estereotipo muy pueblerino de un "buen muchacho de familia conocida" y era considerado un "rara avis". Una aparente pregunta ingenua con una respuesta directa a la misma fue utilizada políticamente para expulsarme del Liceo de Treinta y Tres en 1970 e, indirectamente, del pueblo. Como educador estaba en la lista negra, no podía ejercer ni en la educación pública ni en la privada. Y, mi esposa, por estar casada conmigo tampoco. Ya teníamos una hija y venía otra en camino. O emigrábamos o seguíamos viviendo de la caridad de nuestras familias.


¿Prefieres escribir o ilustrar tus obras?

Ambas actividades me interesan. Desde que me recuerdo, siempre dibujé, pinté e ilustré. No sólo escribí o narré cuentos y poemas, míos o de otros autores. El jugar a ilustrar textos de otras personas me mueve tanto como el hecho que otros ilustren mis obras. En Caracas he ilustrado portadas y libros de varios escritores. También he podido publicar en revistas y periódicos como escritor. Y hasta trabajar en un periódico por varios meses, casi un año (El Diario de Caracas) como ilustrador, de domingo a domingo realizando, muchas veces, hasta cinco o seis ilustraciones diarias. Y colaboro con otros (El Nacional, Últimas Noticias, El Universal) en sus suplementos o encartados. He publicado cuentos y poemas en algunas editoriales de Venezuela y España.


 ¿Cómo fueron tus inicios de escritor? ¿A qué edad?

Como dicen en Venezuela, en algunos lugares de provincia, “bien maluquitos”. Peor, dirán algunos. Malísimos, agregarán otros. Hasta con horrores ortográficos. Fui mejorando en la adolescencia. Pero dudo que haya superado mis dudas de ser escritor o simple palabrero.

Como todo muchachito que se precie, al comenzar a escribir con cierta soltura, como a los 10 u 11 años. Eran pequeños cuentos o poemas, ilustrados por supuesto, para compañeritas de clase. O para algunos amigos, para que se los regalaran a alguna noviecita. Desde la escuela al liceo, pasé en lo mismo. También inventé mis claves secretas, es decir, más de un vocabulario con grafías como, en el cine, había visto que hacían los espías. No dejaba de estudiar pero tomaba tiempo para ello.


 ¿Existe algún libro famoso que te hubiera gustado escribir?

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Lamento mucho que un tal Don Miguel de Cervantes Saavedra se me adelantara. Aunque creo, hasta estoy convencido por varias razones, que nací en aquel siglo y resucité casi a la mitad del siglo que pasó para lograr vivir hasta llegar a éste. El temor  a que me acusen de plagio, no el deseo, me limitan a emularlo.


 ¿Qué te motiva a escribir libros infantiles?


De verdad, verdad, escribo. Sólo eso. Si son libros infantiles es porque, muchas veces, se me asoma ese muchachito inquieto, curioso, sorprendido y cargado de ternuras que siempre he llevado, llevo y llevaré por dentro. Si han podido ver otros textos en mis blogs, hay varios para adultos.


 ¿Escribes pensando en los niños lectores o en tu yo niño?

En ambos. Aunque, diría mejor, más que pensarlos es porque tengo en cuenta una regla importante de la narración oral de cuentos: trato de sentir, sentimental y sensorialmente, el cómo se oirá o se verá esa palabra, esa situación o ese elemento del relato. Siempre me pregunto: ¿Qué pasa si, en lugar del cuentacuentos o escritor, soy el público o el lector de ello?


¿Has cambiado algún final después de escribirlo?


Muchas veces. Y no sólo finales, también inicios y desarrollos. Hasta palabras y frases completas. También escucho a las sugerencias o  correcciones de las personas amigas que me ayudan o de la editorial.


¿Cuál es tu libro favorito, de los que has escrito?

Soy buen padre, al menos intento serlo. Trato de amarlos a todos por igual. Cada uno de ellos tiene mucho de mí y, como decía mi abuelita vasca: "Hijo es hijo, por algo salió así".


 ¿Qué te inspiró a ser narra-autor?

El haber escuchado cuentos desde el vientre de mi madre. El haberme criado entre contadores de historias, el haber nacido donde nací: en Treinta y Tres, una ciudad que tiene un nombre que es un cuento en sí, con su río y sus tres puentes. El conocer a los seres maravillosos que conocí ahí. Y, también porque, como decía Federico García Lorca: "Escribo para que me quieran" o, en mi caso, "Cuento para que me quieran". (*)

(*) Hace unos dos años me contactó la Profesora uruguaya Daniela Rodríguez, muy interesada en dar a conocer a sus alumnos a los escritores y otros artistas de Treinta y Tres, Uruguay, que estamos dispersos por el mundo. La idea me pareció interesante y mantuvimos una correspondencia muy agradable para lograr los fines. Hace varios días retorno al contacto con una propuesta muy específica: vincularnos por el skype de Facebook para que los alumnos de Segundo Año del Liceo Nº 3  Homero Macedo Gorosito de Treinta y Tres me entrevistaran. Unos muchachos entre 13 y 15 años. Era imposible negarme. Por varias razones. Y sean las principales: querían saber de un paisano que desde hace años no vivía en la ciudad y había realizado una obra fuera del país de origen; habían sido motivados por la docente a leerme y estaban interesados en datos y textos muy específicos; y, por si eso fuera poco, este año cumplí, en el mes de marzo, 50 años de haberme iniciado, en el Liceo Nº 1 de esa ciudad, como docente en Literatura, cuando el Prof. Homero Macedo era su Director. Este jueves 26 de mayo, Día del Libro en Uruguay, se realizó la actividad. Fue muy emocionante y como reencontrarme dando clases en mi ciudad natal. Fue maravilloso revivir, en los rostros de esos chicos, el rostro y la voz de mis primeros alumnos. Fue reencontrar, por los hilos mágicos de las comunicaciones,  parte de mis raíces. El día de ayer, Sasha García, una de las alumnas participantes, me envió estas interesantes preguntas que no pudo hacerme. Como un agradecimiento a todos los chicos y la profesora que los ha motivado, le respondí de inmediato. Y publico.

jueves, 21 de enero de 2016

Nuestras próximas actividades en LLC

He aquí nuestras próximas actividades en la Librería Lugar Común de Altamira:

Para este próximo domingo 24 de enero, con Abigail Truchsess y Tiago de Jesús narraremos cuentos y diremos poemas cuyos personajes son pájaros pequeños, mediano, grandes y hasta muy grandes.


El 14 de febrero, Día de San Valentín, narraremos cuentos y poemas de amor.

 
Y, no olvidemos que ya están abiertas las inscripciones para nuestro nuevo taller de narración oral.
 
 
Por cualquier información adicional pueden comunicarse con Armando Quintero Laplume al email lavacazul@gmail.com, al cel. (0414)1369339 o llamar o visitar la Librería LUGAR COMÚN.


martes, 19 de enero de 2016

Ética y estética en el arte de narrar cuentos

EN UNA DE NUESTRAS PRESENTACIONES EN LA LIBRERÍA LUGAR COMÚN


“¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?” se pregunta Jairo Aníbal Niño en su libro Preguntario. Y él mismo se responde: “Primero fue el pollito”.

Cuando me comprometí a decir algunas palabras sobre el arte de narrar cuentos y su relación con la transmisión de valores recordé este texto y no pude separarlo de mí y de “mis circunstancias”.

Todos sabemos que el arte de narrar cuentos proporciona una serie de conocimientos y herramientas que le permiten, a quien lo ejerza, ser más efectivos a la hora de comunicarse en su entorno personal, profesional y social al alcanzar una mayor conciencia de sus recursos individuales, tanto con el uso de su propias actitudes y aptitudes, como apoyo en la posibilidad de buscar alternativas de comunicación dentro de sí y en el proceso de compartir y aprender de otros. Quien cuenta cuentos aprende y concientiza su movilidad corporal, el uso de su voz con todos sus matices, el manejo necesario de las pausas, la coherencia entre lo que hace y lo que dice, tanto como el reconocimiento de sus sensaciones y sus emociones. Quien ejerza la actividad, aprende técnicas que les permiten hablar con fluidez, confianza y alegría como para sustentarse por sí mismo y, utilizando sus propios recursos, se sienta más seguro como para tomar decisiones en su entorno personal, familiar o social. Y, por ende, influir en la ética y en la estética de los otros.

En estos momentos tan especiales para nuestro países, donde las pérdidas de los valores fundamentales dificultan las relaciones personales, familiares y sociales, con el crecimiento de las más diversas formas de violencia e intolerancia, creemos necesario e importante promover, difundir y desarrollar las actividades de narración oral (cuentacuentos) por los beneficios de comunicación directa tanto en lo personal, como en lo familiar y social que conlleva una manifestación artística como lo es el arte de narrar cuentos a viva voz y con todo el cuerpo. Un cuento no cambiará lo que está sucediendo pero, estamos seguro, puede abrir las puertas y ventanas alternativas, en lo personal y social para, al menos, elegir las posibilidades de cambios y hasta de verdad, verdad, cambiar y hacer cambiar a los otros.

Sabemos que quien escucha narrar un cuento realiza una lectura múltiple, una lectura activa. Le interesa lo que ha podido escuchar pero, quizás mucho más, lo que ha querido escuchar: todo lo que le evoca, le sugiere, le exenta, le implica, de manera clara o vaga. Y está seguro que el narrador, al mirarle, al interactuar con él, ha descubierto cuál es su verdadera relación con el cuento. Y que le comprende y le acompaña. Por ello, de alguna manera, es su cómplice. Y esto compromete al narrador con lo que está diciendo y haciendo.

     Los cuentos, sobre todo los mejor logrados para la oralidad, son formas sencillas que reposan en estructuras narrativas unidimensionales. Un cuento va en un sentido: rara vez se subdivide en varios relatos. No es que sea monosémico y que sólo sea posible la interpretación “lineal”. Todo cuento propone interpretaciones globales. Eso lo saben a total conciencia o no – el cuentista que lo ha creado, el narrador oral que lo recrea y el público que coparticipa en el acto artístico. Como saben que el cuento cuenta. Y cuenta.

     Con los cuentos se poetiza y se juega. Se crean y recrean a partir de una intuición concreta. Las acciones del cuento se vuelven posibles con, por y entre los otros. Por ello el narrador poetiza, crea y cree con el público: elige las palabras, teje el cuento, arma trampas, vigila para hacerlo caer sorprendido. Y el público poetiza, crea y cree con el narrador. No es un mero espectador, interactúa con él.

     Por ello, el narrador juega con el público: sabe que el público le sigue pero, también, se le escapa y quiere escuchar rápidamente: sabe que el público será coautor de la historia que narra, la interpretará a su manera. Y el público juega con él. Lo saben ambos. Como saben que, tanto él como narrador oral como su público como escucha, son seres que tienen tiempo y aprenden a usarlo. Incluso gozando de la calidad del silencio que les rodea. Gozando de esa invisible y silente campana que generan, en el acto de ser narradores-escuchas y escuchas-narradores, con todo su hacer, con todo su ser. Gozando de ese silencio al que provocan, porque es un silencio poblado de imaginación, un silencio colectivo, un silencio compartido, donde las palabras, como las del poeta, lo rompen para recrearlo. Gozando porque el trabajo creativo de un cuento, implica un “esquema dinámico de sentido” con una doble función fecundante: la de narradores y la de escuchas, interrelacionadas permanentemente en un acto de amor: una comunicación abierta y solidaria, donde ambos comparten la confianza. ¿Pretendemos algo más para una pedagogía verdaderamente activa?

Pero con un detalle importante: nuestra misión principal es divertir, sólo eso. No educar, menos, moralizar. Sólo divertimos. Pero, ¿cómo? ¿Provocando la risa fácil? No. Dejando una sabrosa cosquillita por dentro: la de la  palabra dicha.

A partir de una conferencia que dictó Rubén Yáñez, el director de la agrupación teatral  uruguaya “El Galpón” –allá por mediados de los años ochenta, en la ciudad de Valencia (Venezuela)- aprendí a utilizar la etimología de la palabra divertir en mis talleres de narración oral. En medio de varios aspectos muy importantes que venía desarrollando Yáñez, de pronto, nos preguntó sobre qué era divertirse, cuándo era que uno se divertía, cómo era que se sentía quien estaba divertido.  Desde la extrañeza inicial surgieron múltiples respuestas, válidas todas, ninguna descartable, más bien, sorprendentes. Al comenzar a crearse el silencio inmediato a tanta descarga, el expositor preguntó sí alguno conocía el significado inicial de la palabra, de dónde venía, su etimología. De inmediato aseveró que, en el antiguo latín, la palabra “divertir” era una palabra compuesta, formada por los vocablos “di”, dos, y por “vertir”, verter: volcar un líquido de un recipiente a otro. “Dos veces volcar” sería su significado inmediato. Señaló, además, que es eso lo que se pone de manifiesto cuando uno se divierte: uno recibe algo de alguien o algo, y lo vuelca de nuevo hacia los otros, o lo otro. Es decir,  “saca hacia fuera lo que tiene dentro”  Y agregó que, si ese era el verdadero significado de la palabra, se podía, concluir, con mucho humor: “Por supuesto, nadie nos va a mostrarnos lo peor de él, nos va a sacar siempre lo mejor” 

     Es obvio, pero no por obvio innecesario, señalar que, con esa intención nos disponemos siempre a asumir cada uno de los pasos, cada uno de los ejercicios, en cada uno de los momentos que nos corresponden en las actividades y en nuestros talleres. La tarea es común, participativa, incluyente y nunca -en lo posible e imposible- excluyente: aprender jugando, divirtiéndonos de lo mejor, en lo mejor. Sin groserías, sin facilismos chabacanos, con buen uso de todos los lenguajes.
 
Artículo publicado en la web de la Revista Cirnaola en COLUMNAS, como columnista invitado
Texto: Armando Quintero Laplume / Foto: Abigail Truchsess

miércoles, 2 de diciembre de 2015

¿Quieres narrar cuentos? / UNA PROPUESTA DE TALLER PARA PERSONAS INTERESADAS EN EL ARTE DE CONTAR CUENTOS



¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? Se pregunta Jairo Aníbal Niño en su libro Preguntario. Y el mismo se responde: Primero fue el pollito.
Cuando me pidieron que dijera algunas palabras sobre el arte de narrar cuentos recordé este texto y no pude separarlo de mí y de “mis circunstancias”.

Narrar cuentos proporciona una serie de conocimientos y herramientas que le permiten, a quien lo ejerza, ser más efectivo a la hora de comunicarse en su entorno personal, profesional y social pues alcanza una mayor conciencia de sus recursos individuales, tanto con el uso de su propias actitudes y aptitudes, como en el apoyo de sus posibilidades de buscar alternativas de comunicación dentro de sí y en el proceso de compartir y aprender de otros. Quien cuenta cuentos aprende y hace consciente su movilidad corporal, el uso de su voz con todos sus matices, el manejo necesario de las pausas, la coherencia entre lo que hace y lo que dice, tanto como en el reconocimiento de sus sensaciones y de sus emociones. Quien ejerza la actividad, aprende técnicas que le permiten hablar con confianza, fluidez y alegría como para sustentarse por sí mismo y, utilizando sus propios recursos, se sienta más seguros para tomar decisiones en su entorno personal, familiar o social.

En este momento tan especial para nuestro país, donde las pérdidas de los valores fundamentales dificultan las relaciones personales, familiares y sociales, con el crecimiento de las más diversas formas de violencia e intolerancia, creemos muy necesario e importante promover, difundir y desarrollar las actividades de narración oral (cuentacuentos) por los beneficios de comunicación directa tanto en lo personal, como en lo familiar y social que conlleva esta manifestación artística de la escena que es el arte de narrar cuentos a viva voz y con todo el cuerpo. Un cuento narrado oralmente no cambiará lo que está sucediendo pero, estamos seguro, puede abrir puertas y ventanas alternativas, en lo personal y social para, al menos, elegir las posibilidades de cambios y hasta de verdad, verdad, cambiar.

1.- Presentación de ficha técnica:
•Nombre del docente: Prof. Armando Quintero Laplume / con la asistencia del Lic. Tiago de Jesús y el aporte de la Lic. Abigail Truchsess.
Nombre del taller: ¿Quieres contar cuentos? Taller básico de Narración oral.
•Duración: 12 horas
Fechas y lugar de realización: 13, 14, 20 y 21 de febrero de 2016 en la Librería Lugar Común.
•Horario: 3 pm a 6 pm (sábados y domingos durante dos semanas)

2.-Descripción General:
              El taller “¿Quieres contar cuentos? Taller básico de Narración oral” intenta aproximar a las personas interesadas al conocimiento básico del maravilloso arte escénico de narrar cuentos a viva voz y, por supuesto, en el reconocimiento de todos los lenguajes que se utilizan en este acto de comunicación directa. Se realizará de un modo teórico-práctico como para que cada uno de los participantes logre ser más asertivo al comunicarse en su entorno personal, social y profesional. 
              Desde el año académico de 1989–1990 hasta el de 2004-2005 se trabajó en la Escuela de Educación de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas con la Narración Oral como Arte Escénico. Y, desde hace más 28 y 25 años se viene trabajando con las agrupaciones de cuentacuentos Cuentos de la Vaca Azul (1987) y Narracuentos UCAB (1990).
              Inmerso en el denominado "boon” de la narración oral en Venezuela desde mediados de los años 80, el Prof. Armando Quintero Laplume, comienza a trabajar con la narración oral aplicada a la educación en los colegios comunitarios hebreos de Caracas (1985) en todos los grados, desde Preescolar hasta Quinto año de Bachillerato.
 Por una docente de esa institución estudiante, además, en la Escuela de Educación de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, que habló sobre ese trabajo en la Cátedra de Literatura Infantil, la Escuela de Educación invita al Prof. Quintero a dar una charla vivencial sobre esa experiencia. Y, a continuación, una serie de talleres sobre el arte de narrar.
Luego, se lo incluye como Seminario obligatorio para la modalidad de Básica y Preescolar (desde 1991-1992 hasta el período académico 2004-2005 que comienza a aplicarse el nuevo plan de estudios) y como Seminario para la Escuela de Letras (desde el año académico de 1992-1993, hasta 2000-2001, se realizaron alternativamente los Seminarios de Oralidad y Literatura, con exclusividad en el tema, o el de Literatura Infantil, que la incluía. Además, desde el 9 de octubre de 1990, día que se realiza la primera presentación, se crea oficialmente Narracuentos UCAB, la agrupación adscripta a la Dirección de Cultura de ésta Universidad.

3.- Objetivos:
•           Objetivo General: Proporcionarle a los participantes una serie de conocimientos y herramientas que le permitan ser más efectivos a la hora de comunicarse en su entorno personal, social y profesional al alcanzar una mayor conciencia de sus recursos personales, tanto con el uso de su propias actitudes y aptitudes, como apoyo en la posibilidad de buscar alternativas de comunicación dentro de sí y en el proceso de compartir y aprender de otros.

•           Objetivos específicos: Que los participantes aprendan y concienticen su movilidad corporal, el uso de su voz con todos sus matices y el manejo necesario de las pausas, la coherencia entre lo que hace y lo que dice, tanto como el reconocimiento de sus sensaciones y sus emociones. Que los participantes aprendan técnicas que les permitan hablar con fluidez, confianza y alegría para sustentarse por sí mismo, utilizando sus propios recursos, se sientan más seguros para tomar decisiones en su entorno familiar, universitario o social.

4.-Justificación:
           En este momento tan especial para nuestro país, donde las pérdidas de los valores fundamentales dificultan las relaciones personales, familiares y sociales, con el crecimiento de las más diversas formas de violencia e intolerancia, creemos necesario e importante desarrollar talleres de este tipo dentro de la Universidad Católica Andrés Bello, por los beneficios que trae a la comunidad universitaria. Un cuento no cambiará lo que está sucediendo pero, estamos seguro, puede abrir puertas y ventanas alternativas en lo personal y social para, al menos, elegir las posibilidades de cambios.
5.-Metodologia:
      En el taller se va a alternar la teoría con la práctica por medio de juegos cooperativos, juegos de imaginación, juegos de palabras que se combinarán con la observación, el análisis y la reflexión de los mismos. Se verán videos y se proyectarán láminas para complementar y completar lo enseñado. Porque la orientación pedagógica del taller es el  resultado de una combinación de varias técnicas y recursos socio-pedagógicos.

6.- Plan de Trabajo:
      El taller está organizado en cuatro sesiones de trabajo de tres horas cada una (para un total de doce horas de actividades participativas) con los siguientes temas:

a)      La narración oral es comunicación directa y se desarrolla con la conciencia de lo verbal, lo vocal y de los otros lenguajes que la sustentan y complementan. Juegos participativos y de palabras.

b)      La narración oral se desarrolla negando estereotipos y es importante en la formación integral del individuo. Juegos de imaginación y juegos de palabras.

c)       La narración oral pertenece a las artes escénicas, con las cuales tiene muchos aspectos comunes, pero también  métodos y técnicas específicas. Juegos de imaginación y juegos de palabras.

d)      Síntesis y aplicación de los conocimientos adquiridos a través de algunos juegos y cuentos, trabajados oral y escénicamente.

e)      Preparación de las presentaciones de narraciones orales realizadas por los participantes.

f)        Presentaciones finales de las narraciones orales realizadas por los participantes.


7.-Evaluacion:
La evaluación es continua y requiere del cumplimiento total de cada sección, además, el participante tendrá que cumplir con la presentación final de la narración oral del cuento que haya elegido y preparado.

 8.- Recursos Necesarios:
•           Material y equipos necesarios que proporcionará la institución: un grabador y un proyector video beam. El docente enviará archivos del material teórico y de mini cuentos.

         Material y equipos necesarios que debe llevar el participante. Ropa cómoda, un blog para notas y muchas ganas de participar.

9.- Costo total por todo el taller:

 El participante abonará un monto único de Bs. 8000 que puede dividir en dos cuotas de Bs. 4000, una al inscribirse, para asegurar su cupo, y otra al inicio del mismo. Es importante saber que el cupo máximo es de 15 personas por las características del espacio.
 Las inscripciones están abiertas desde el momento que se publique esta información. Para hacerlo comunicarse con la Lic. Nancy de Lugar Común, personalmente o por el teléfono (0212) 2616716 .

         
10.- Anexos:
Cualquier otra información que se requiera y sea necesaria para la presentación del taller.


      .  Bibliografía utilizada para la realización del taller:

          

  • Anderson Imbert, Enrique: Teoría y técnica del cuento. Ariel, Barcelona, España, 1992.
  • Anderson Imbert, Enrique: La prosa. Modalidades y usos. Ariel Practicum, Barcelona, España, 1998.
  • Castro, Rodolfo: La intuición de leer, la intención de narrar. Editorial Paidós, México, D. F., 2002.
  • Cone Bryant, Sara: El arte de contar cuentos. Editorial Nova Terra, Barcelona, España 1973.
  • Galeano, Eduardo: El libro de los abrazos. Siglo Veintiuno de España editores. Primera reimpresión, Buenos Aires, Argentina, 1989.
  • Garzón Céspedes, Francisco: El arte escénico de contar cuentos. Editorial Frakson, Madrid, España, 1989.
  • Garzón Céspedes, Francisco: Teoría y técnica de la Narración Oral Escénica. Ediciones Laura Avilés, Madrid, España, 1995.
  • Grijelmo, Álex: La seducción de las palabras. Taurus, Madrid, España, 2000.
  • Kapp, Mark L.: La comunicación no verbal. Ediciones Paidós, Barcelona, España, 1985.
  • McCallion, Michael: El libro de la voz. Ediciones Urano, Barcelona, España, 1998.
  • Ong, Walter J.: Oralidad y escritura. Fondo de Cultura Económica, México, México, 1987.
  • Pacheco, Carlos y Barrera Linares, Luis: Del cuento y sus alrededores. Monte Ávila Editores, Caracas, Venezuela, 1993.
  • Rodari, Gianni: Gramática de la Fantasía. Panamericana Editorial, Bogotá, Colombia, 1999.
  • Sabato, Ernesto: La resistencia, Seix Barral, Buenos Aires, Argentina, 2000.