Clarissa, la vaca azul

Clarissa, la vaca azul
paseando por el campo

jueves, 13 de octubre de 2011

El "Credo" de Erich Fromm (1962)



Creo que el hombre es el producto de la evolución natural, que es parte de la naturaleza y, sin embargo lo trasciende, dotados como están de razón y conciencia de sí mismo. Creo que la esencia del hombre es determinable.Sin embargo, esta esencia no es una sustancia que caracteriza al hombre en todo momento a través de la historia. La esencia del hombre consiste en la contradicción antes mencionada inherente a su existencia, y esta contradicción lo obliga a reaccionar con el fin de encontrar una solución. El hombre no puede permanecer neutral y pasiva frente a esta dicotomía existencial. Por el hecho mismo de su ser humano, se le hace una pregunta por la vida: cómo superar la división entre él y el mundo fuera de él con el fin de llegar a la experiencia de la unidad y la unidad con su prójimo y con la naturaleza. El hombre tiene que responder a esta pregunta en cada momento de su vida. No sólo - ni siquiera principalmente - con pensamientos y palabras, sino por su modo de ser y de actuar.

Yo creo que hay un número limitado de respuestas y verificable a esta pregunta de la existencia (la historia de la religión y la filosofía es un catálogo de estas respuestas), sin embargo, hay básicamente dos tipos de respuestas. En una, el hombre intenta volver a encontrar la armonía con la naturaleza mediante la regresión a una forma de existencia prehumana, la eliminación de sus cualidades específicamente humanas de la razón y el amor. En el otro, su objetivo es el pleno desarrollo de sus poderes humanos hasta que llega a una nueva armonía con sus semejantes y con la naturaleza.

Creo que la primera respuesta está ligada al fracaso. Es camino de muerte, destrucción, sufrimiento, y nunca para el crecimiento integral del hombre, nunca a la armonía y la fuerza. La segunda respuesta requiere la eliminación de la codicia y el egocentrismo, que exige disciplina, voluntad y respeto por los que puede mostrar el camino. Sin embargo, aunque esta respuesta es la más difícil, es la única respuesta que no está condenado al fracaso. De hecho, incluso antes de que el objetivo final se alcanza, la actividad y el esfuerzo realizado en acercarse a ella tiene un efecto integrador y unificador que se intensifica energías vitales del hombre.

Creo que la alternativa básica del hombre es la elección entre la vida y la muerte. Todo acto implica esta elección. El hombre es libre para hacerlo, pero esta libertad es limitada. Hay muchas condiciones favorables y desfavorables que se inclinan él, su constitución psicológica, la condición de la sociedad concreta en la que nació, su familia, los maestros y los amigos que se reúne y elige. Es la tarea del hombre para aumentar el margen de libertad, para fortalecer las condiciones que son propicias para la vida, frente a los que conducen a la muerte. Vida y la muerte, como se habla aquí, no son los estados biológicos, pero se declara de, de relacionarse con el mundo. La vida es cambio constante, luz constante. La muerte significa el cese del crecimiento, la osificación, la repetición. El triste destino de muchos es que no hacen la elección. No son ni vivos ni muertos. La vida se convierte en una carga, una empresa sin rumbo, y el ajetreo es el medio para proteger a uno de la tortura de estar en el país de las sombras.

Yo creo que ni la vida ni la historia tiene un sentido último que a su vez da sentido a "la vida de la persona o justifique su sufrimiento. Teniendo en cuenta las contradicciones y debilidades que la existencia del hombre acosado de que es demasiado natural que busca un »absoluta" que le da la ilusión de la certeza y alivia le de un conflicto, la duda y la responsabilidad. Sin embargo, ningún dios, ni en prendas teológico, filosófico o histórico salva, o condena al hombre. Sólo el hombre puede encontrar una meta para la vida y los medios para la realización de este objetivo. Él no puede encontrar una respuesta definitiva o de ahorro absoluto, sino que puede aspirar a un grado de intensidad, profundidad y claridad de la experiencia que le da la fuerza para vivir sin ilusiones, y ser libre.

Creo que nadie puede »salvar« a su prójimo por tomar la decisión por él.Todo lo que un hombre puede hacer por otro es mostrarle las alternativas con verdad y amor, pero sin sentimentalismos ni ilusión. Confrontación con las verdaderas alternativas puede despertar todas las energías ocultas en una persona, y le permitirá elegir la vida, frente a la muerte. Si no puede elegir la vida, nadie más puede dar vida a él.

Yo creo que hay dos maneras de llegar a la elección del bien. La primera es la del deber y la obediencia a los mandamientos morales. De esta manera puede ser eficaz, pero debemos tener en cuenta que en miles de años, sólo una minoría ha cumplido aún los requisitos de los Diez Mandamientos.Muchos más han cometido crímenes cuando se les presentaban como comandos por las autoridades. La otra forma consiste en desarrollar un gusto y un sentido de bienestar en hacer lo que es bueno o correcto. Por el gusto por el bienestar, no me refiero a placer en el sentido Benthamian o freudiana. Me refiero a la sensación de vitalidad mayor en el que confirmo mi poder y mi identidad. Creo que la educación significa dar a conocer a los jóvenes con la mejor herencia de la raza humana. Pero mientras que gran parte de este patrimonio se expresa en palabras, es eficaz sólo si éstas se hacen realidad en la persona del profesor y en la práctica y la estructura de la sociedad. Sólo la idea de que se ha materializado en la carne puede influir en el hombre, la idea de que sigue siendo una única palabra que cambia las palabras.

Creo en la perfectibilidad del hombre. Esto significa que la perfectibilidad del hombre puede alcanzar su objetivo, pero eso no quiere decir que tiene que llegar a él. Si el individuo no elegir la vida y no crece, que por necesidad se convierten en destructivas, un cadáver viviente. La maldad y la auto-pérdida son tan reales como son la bondad y vitalidad. Son las potencialidades secundarias del hombre, si decide no darse cuenta de sus potencialidades primaria.

Creo que sólo excepcionalmente es un hombre que nació como un santo o un criminal. La mayoría de nosotros tiene disposiciones para bien y para mal, a pesar de la importancia relativa de estas disposiciones varía entre individuos. Por lo tanto, nuestro destino está determinado en gran medida por las influencias que moldean y forman las disposiciones dadas. La familia es la influencia más importante. Sin embargo, la propia familia es principalmente un agente de la sociedad, la correa de transmisión de los valores y normas que una sociedad quiere impresionar a sus miembros. Por lo tanto, el factor más importante para el desarrollo del individuo es la estructura y los valores de la sociedad en la que ha nacido.

Creo que la sociedad tiene tanto un impulso y una inhibición de la función.Sólo en cooperación con otros, y en el proceso de trabajo, el hombre desarrollar sus poderes, sólo en el proceso histórico tiene que crearse a sí mismo. Pero al mismo tiempo, la mayoría de las sociedades hasta ahora han servido a los objetivos de los pocos que querían utilizar a la mayoría.Por lo tanto tenían que utilizar su poder para embrutecer e intimidar a los muchos (y por lo tanto, indirectamente, ellos mismos), para evitar que el desarrollo de todas sus facultades, por esta razón la sociedad siempre ha entraban en conflicto con la humanidad, con las normas universales válidos para todo hombre. Sólo cuando el objetivo de la sociedad se han convertido en idénticos con los objetivos de la humanidad, la sociedad va a dejar al hombre tullido y más mal.

Yo creo que cada uno representa a la humanidad. Somos diferentes en cuanto a la inteligencia, la salud, los talentos. Sin embargo, todos somos uno. Todos somos santos y pecadores, adultos y niños, y nadie es nadie superior o juez. A todos nos ha despertado con el Buddha, todos hemos sido crucificados con Cristo, y todos hemos matado y robado con Genghis Khan, Stalin y Hitler.

Creo que el hombre puede visualizar la experiencia del hombre universal todo sólo por darse cuenta de su individualidad y no por sí mismo tratando de reducir a un denominador abstracto, común. La tarea del hombre en la vida es precisamente la paradoja de la realización de su individualidad y al mismo tiempo que trascender y llegar a la experiencia de la universalidad.Sólo el auto completamente desarrollado individuo puede abandonar el ego.

Creo que el mundo, una que está surgiendo pueden llegar a existir sólo si un hombre nuevo viene a ser - un hombre que ha surgido de los vínculos arcaicos de la sangre y el suelo, y que se siente ser el hijo del hombre, un ciudadano de el mundo, cuya lealtad es para la raza humana ya la vida, más que a una parte exclusiva de ella, un hombre que ama a su país porque ama a la humanidad, y cuyo juicio no está deformado por las lealtades tribales.

Creo que el crecimiento del ser humano es un proceso de continuo nacimiento, de despertar continuo. Por lo general estamos medio dormidos y sólo lo suficientemente despierto para ir sobre nuestro negocio, pero no somos lo suficientemente despierto como para ir sobre la vida, que es la única tarea que le importa un ser vivo. Los grandes líderes de la raza humana son los que han despertado al hombre de su medio-sueño. Los grandes enemigos del hombre son los que lo puso a dormir, y no importa si su poción para dormir es la adoración de Dios o la del becerro de oro.

Yo creo que el desarrollo del hombre en los últimos cuatro mil años de historia es verdaderamente impresionante. Ha desarrollado su razón en un punto donde está la solución de los enigmas de la naturaleza, y se ha emancipado del poder ciego de las fuerzas naturales. Pero en el mismo momento de su mayor triunfo, cuando está en el umbral de un nuevo mundo, ha sucumbido al poder de las mismas cosas y de las organizaciones que ha creado. Ha inventado un nuevo método de producción, y ha hecho que la producción y distribución de su nuevo ídolo. Adora la obra de sus manos y se ha reducido a ser el sirviente de las cosas. Se utiliza el nombre de Dios, de la libertad, de la humanidad, del socialismo, en vano, se enorgullece de sus poderes - las bombas y la máquina - para ocultar su bancarrota humana, sino que se jacta de su poder para destruir para ocultar su impotencia humana.

Creo que la única fuerza que puede salvarnos de la autodestrucción es la razón, la capacidad de reconocer la irrealidad de la mayoría de las ideas que el hombre tiene, y para penetrar en la realidad velada por las capas y capas de engaño y de las ideologías, la razón , no como un conjunto de conocimientos, sino como una especie »de la energía, una fuerza que es totalmente comprensible sólo en su agencia y los efectos de una fuerza que» la función más importante consiste en su poder de atar y se disuelva. Violencia "y brazos no nos salva, la cordura y la razón puede.

Creo que la razón no puede ser eficaz si el hombre tiene la esperanza y la creencia. Goethe estaba en lo cierto cuando dijo que la más profunda distinción entre las diversas épocas históricas es que entre la creencia y la incredulidad, y cuando añadió que todas las épocas en las que domina la creencia son brillantes, edificante y fructífera, mientras que, en el que domina la incredulidad desaparecer porque nadie cuidados para dedicarse a la infructuosa. Sin duda, el siglo XIII, el Renacimiento, la Ilustración, fueron las edades de la fe y la esperanza. Me temo que el mundo occidental en el siglo XX se engaña sobre el hecho de que ha perdido la esperanza y la fe. En verdad, en donde no hay fe en el hombre, la creencia en las máquinas no nos salvará de la desaparición, por el contrario, esta creencia »« sólo acelerará el final. Ya sea el mundo occidental será capaz de crear un renacimiento del humanismo en el que el máximo desarrollo de la humanidad del hombre, y no la producción y el trabajo, son los temas centrales-o el Oeste se pierda, como muchos otras grandes civilizaciones tienen.

Yo creo que para reconocer la verdad no es principalmente una cuestión de inteligencia, sino una cuestión de carácter. El elemento más importante es el valor de decir no, a desobedecer las órdenes del poder y de la opinión pública, dejar de ser sueño y convertirse en seres humanos, para despertar y perder la sensación de impotencia e inutilidad. Eva y Prometeo son las dos grandes rebeldes cuya «crímenes de la humanidad« liberado.Sin embargo, la capacidad de decir »no« de manera significativa, implica la capacidad de decir »si« significativa. El "Sí" a Dios es el »no« al César, y el »sí« el hombre es el »no« a todos aquellos que quieren esclavizar, explotar y embrutecer él.

Creo en la libertad, en el derecho del hombre a ser él mismo, afirmarse a sí mismo y para luchar contra todos aquellos que tratan de evitar que fuera él mismo. Pero la libertad es más que la ausencia de opresión violenta. Es más que la libertad »de« Es la libertad »a« - la libertad de ser independiente;. La libertad de ser mucho más, en lugar de tener mucho, o usar las cosas y las personas.

Yo creo que ni el capitalismo ni el comunismo soviético occidental o chino puede resolver el problema del futuro. Ambas crean burocracias que transforman al hombre en una cosa. El hombre debe llevar a las fuerzas de la naturaleza y de la sociedad bajo su control consciente y racional, pero no bajo el control de una burocracia que administra las cosas y el hombre, pero, bajo el control de los productores libres y asociados que administran las cosas y subordinarlos al hombre que es la medida de todas las cosas.La alternativa no es entre el capitalismo »« y »del comunismo", pero entre el burocratismo y el humanismo. Democrática, la descentralización de socialismo es la realización de aquellas condiciones que son necesarias para que el desarrollo de todos los poderes del hombre el fin último.

Yo creo que uno de los errores más desastrosos en la vida individual y social consiste en ser atrapados en las alternativas de pensamiento estereotipado. »Mejor muerto que rojo,« »una civilización alienada industrial o de la sociedad preindustrial individualista,« »para rearmarse o para ser indefenso,« son ejemplos de tales alternativas. Hay posibilidades siempre y otros nuevos que se manifiestan sólo cuando uno se ha liberado de las garras de la Muerte de clichés, y cuando uno permite que la voz de la humanidad, y la razón, a ser escuchado. El principio de »el mal menor" es el principio de la desesperación. La mayoría de las veces sólo se alarga el plazo hasta que el mal mayor gana. Al riesgo de hacer lo correcto y humano, y tener fe en el poder de la voz de la humanidad y la verdad, es más realista que el llamado realismo del oportunismo.

Creo que el hombre debe deshacerse de las ilusiones que esclavizan y paralizar él, que debe tomar conciencia de la realidad dentro y fuera de él con el fin de crear un mundo que necesita ilusiones. La libertad y la independencia sólo se puede lograr cuando las cadenas de la ilusión se rompe.

Creo que hoy hay una sola preocupación: la cuestión de la guerra y la paz.El hombre es capaz de destruir toda vida en la tierra, o para destruir toda la vida civilizada y los valores entre los que se quedan, y para construir una organización bárbaro y totalitario que gobernará lo que queda de la humanidad.
Para despertar a este peligro, mirar a través del doble discurso en todos los lados que se usa para impedir que los hombres al ver el abismo hacia el cual se están moviendo es la obligación de uno, la única orden moral e intelectual que el hombre debe respetar en la actualidad. Si no lo hace, todos seremos condenados.
Si todos se pierda en el holocausto nuclear, no será porque el hombre no era capaz de convertirse en ser humano, ni que fuera intrínsecamente malo, sino que sería debido a que el consenso de la estupidez le ha impedido ver la realidad y actuar sobre la verdad.

Creo en la perfectibilidad del hombre, pero dudo de que lograrán este objetivo, a menos que se despierta pronto.

? Centinela, ¿qué de la noche
El centinela responde:
Por la mañana viene y también la noche
Si usted va a preguntar, preguntar:
. Volver, volver de nuevo
(Isaías 21) 
Enlace
Publicado por jhughes el 02/01/2005 •


Erich Fromm. "Credo", en Más allá de las cadenas de las ilusiones. Nueva York: Simon and Schuster, 
1962, pp 174-182.

http://www.transhumanism.org/index.php/WTA/more/frommcredo