Clarissa, la vaca azul

Clarissa, la vaca azul
paseando por el campo

jueves, 11 de agosto de 2011

Armando Quintero con sus Cuentos de la Vaca Azul en Sopa de Letras


Armando Quintero con sus Cuentos de la Vaca Azul y otros cuentos


     El domingo 21 de agosto a las 11.30 a. m. se presentará en la librería Sopa de Letras.


     Con cuentos de sus libros "Cuentos de la Vaca Azul", "Un lugar en el bosque", de la colección de "Caracoles" y algunos cuentos nuevos se ha elaborado un programa para todo público. El humor, la ternura, las sorpresas abrirán puertas y ventanas en la imaginación y el corazón de quienes los escuchen.


     Sobre Armando Quintero podemos decir que nació a las orillas del Olimar, un pequeño río de Uruguay, hace un montón de años. Tantos que, cuando una niñita le preguntó la edad  y él se la dijo, le comentó: “¡Tantos! ¿Y no te has muerto todavía?” Claro que, como no se iba a quedar callado,  le respondió:  "No, porque me hacen vivir los poemas y los cuentos. Los que leo, los que escucho, los que escribo, los que digo y los que cuento."
     Les podemos contar, además que, al crecer, como le gustaban tanto los poemas y los cuentos y como algunos adultos creen que eso no da para vivir, tuvo que negociar con su padre sobre qué hacer con su vida. Él lo quería médico o militar. Sobre lo primero, como estaba seguro de que no se veía de bata blanca, estetoscopio al cuello y escalpelo en mano, dijo que no. Y, a lo segundo, menos.
     Ante la insistencia paterna de hacer “una carrera de porvenir”, se entero por su boca  que la contaduría pública lo era en ese momento. 
     - "Eso sí" - respondió. "Quiero ser contador público".
     Su padre ya lo veía con su título y su oficina. De verdad, verdad, no le mintió. Es un contador público: Es un cuentacuentos, un narrador oral. 
     Además de docente en literatura, actor, ilustrador, docente universitario y director de las agrupaciones de narradores orales Los Cuentos de la Vaca Azul (1987) y Narracuentos UCAB (1991) que fundó en Caracas, donde vive desde 1978. 
     Está casado desde hace treinta y nueve años y tiene dos hijas y un nieto de cinco meses. 


     Nuestro Simón Díaz compuso una canción dedicada a su labor de narrador y el renombrado escritor colombiano Jairo Aníbal Niño le brindó el siguiente juicio:
     “Había una vez un hombre que se alimentaba de jardines y que cumplía años de vez  en cuando.
     Se llama Armando Quintero, pero la vida lo ha bautizado con otros nombres: mago, agua, amistad, sonrisa, río, corazón abierto, casa con alas, poesía, palabra que canta y cuenta.
     Hoy hace 50 años, un barco cantó como una muchacha, un hornero fabricó la casa del cielo, un delfín inventó la mano de Dios y el mundo supo que había nacido un hombre limpio, de alma refulgente y con un lugar trazado en las coordenadas del tiempo del corazón humano.”
     
     Al hacer clic en "librería Sopa de Letras" se enlaza y puede ver la dirección y el teléfono para informarse las vías y medios de acercarse. Es muy fácil hacerlo. Y es un hermoso lugar.