Clarissa, la vaca azul

Clarissa, la vaca azul
paseando por el campo

martes, 5 de agosto de 2014

Una nota sobre el Programa Pequeños Entreversos: Burrito de color canela


Imagínense que empiecen a llevar poetas noveles o consagrados.Por supuesto, Pequeños entreversos tiene defectos. Pequeños entreversos contiene los clásicos de siempre del patio de colegio: los angelitos negros que claman ser pintados de Andrés Eloy Blanco, la plegaria para aligerar la mano de la maestra en el castigo de Gabriela Mistral, y así.De todos modos, las posibilidades de Pequeños entreversos son casi ilimitadas, con todo y su patente escasez de recursos materiales.
Con un lunar junto al ojo izquierdo, ella desprendía una belleza de otra época, como Pepita, la esposa de Lorenzo, el de los suplementos dominicales de comiquitas. Al parecer, conducía el programa con un brazo en cabestrillo muy coquetamente disimulado, lo que centuplicó mi ternura. La acompañaba un niño. Ambos invitaban a otros pequeños a hacer poesía y salían cosas como: “Tengo un relojito con un ritmo extraño/ que se para el día de mi cumpleaños/ y las dos agujas se paran juntas/ para que mi fiesta no se acabe nunca”. O también: “Una estrellita bajó del cielo a jugar/ y se quedó atrapada entre las olas del mar”.
Ya he visto otros programas destinados a incentivar la literatura entre los más pequeños, como La librería mediática (VTV), pero para mí fue una completa sorpresa encontrarme el pasado jueves a las 10:00 am, haciendo zapping, con Pequeños entreversos, parte de la programación de producción nacional de Canal i. La conductora de rulos como los de Pepita se llama Mariana Francisco, y el niño acompañante, Daniel Marsiccobetre.
Que nadie piense que escuchará a Ramos Sucre y Rafael Cadenas o versos sin el brassier de la rima y la métrica (antes que nada, este que escribe debe agachar la cabeza y admitir que no es lector de poesía). Pequeños entreversos contiene los clásicos de siempre del patio de colegio: los angelitos negros que claman ser pintados de Andrés Eloy Blanco, la plegaria para aligerar la mano de la maestra en el castigo de Gabriela Mistral, y así.
De todos modos, las posibilidades de Pequeños entreversos son casi ilimitadas, con todo y su patente escasez de recursos materiales. En las dos emisiones que presencié, los invitados fueron los cuentacuentos Armando Quintero (el maestro de losCuentos de la Vaca Azul) y Tiago de Jesús, sobresalientes, y un par de docentes. Imagínense que empiecen a llevar poetas noveles o consagrados.
Por supuesto, Pequeños entreversos tiene defectos. Comienza con una sección de versos anónimos llamada “Abrapalabra” más bien floja. “La familia es importante/ es un núcleo que nos educa y nos nutre/ para crecer y siempre salir adelante”, recitaban en uno de los programas. En el siguiente: “La escuela son los maestros / los alumnos y estudiantes / que quieren ser mejores personas / trabajar y echar para’lante”. O sea.
En otra sección, tres niños (Daniel y dos invitados) hacen un dibujo a partir de un poema que les declama un adulto. La recreación de “La oración del sábado (mi padre)” de Andrés Eloy Blanco fue estremecedora por sus elementos fúnebres. Aunque creo que hay maneras técnicas de mostrar mejor los trazos de los niños en la pantalla. También puede afinarse el segmento de minibiografías de poetas, escueto y pobre, con nombres de obras en minúsculas, por ejemplo.
Una de las cosas que constaté en Pequeños entreversos es algo que ya me han dicho varias de mis amigas y jóvenes madres: que a los chamos de ahora les gusta ir al colegio. “Adiós verano, pala y arena / Ya voy de nuevo hacia la escuela / Allá se ríe, allí se juega, allí se vive / ¡Viva la escuela!”, recitó uno de los niños, Luis Agras, creo que de su propia autoría. En mi época, al igual que Felipe el de Mafalda, yo soñaba que mi escuela fuera demolida por error.
Reconozco que no sabía nada de la trujillana Fanny Uzcátegui y esto lo descubrí en Pequeños entreversos: “El manso burrito de color canela/ con largas orejas y blanca pechera/ quiere ir a la escuela porque espera ser/ el primer burrito que aprende a leer”. 

Texto: Alexis Correia En Twitter: @alexiscorreia Nota publicada el domingo 3 de agosto en El Nacional Guía TV pág. 11.  Ilustración: archivos de GOOGLE
El programa Pequeños Entreversos se transmite todos los martes y jueves de 3 a 4 pm por el Canal I.