Clarissa, la vaca azul

Clarissa, la vaca azul
paseando por el campo

viernes, 19 de agosto de 2011

Cada quien escucha lo que necesita escuchar

Foto de Sebastián de la Nuez tomada en Parque Caballito.

Armando Quintero Laplume sabe hablar con las manos y con su voz de amigo que no te va a fallar; es profesor, escritor de cuentos infantiles, pintor y dibujante, pero se ha quedado sobre todo con este oficio de reunir a un grupo de gente (preferentemente locos bajitos, pero también público del otro) para practicar una tradición ancestral, la narración oral, abriendo hiistorias como puertas que ha aprendido, que ha inventado o que se ha leído una y otra vez haciéndolas suyas

¿Hay un secreto en el arte de contar cuentos? Si lo hay, debe estar encerrado en la cabeza de Armando Quintero Laplume.  “Cuando uno cuenta un accidente”, dice, “transmites algo más, quizás en un temblor del labio. Bueno, si usted no tiene ese algo más a la hora de contar un cuento, mejor no lo cuente porque el otro va a sentir que usted le está repitiendo una historia; no la está viviendo”.
Puedes verlo de azul o verde cualquier tarde en los jardines de la Universidad Católica Andrés Bello, y estará feliz de sumarte a su estancia en el 33. Tendrás el papel de Alicia en el país de las maravillas, si te dejas llevar. El 33 en una región al este del Uruguay donde, encerrado en el vientre materno para que nadie lo viera, ya observaba y escuchaba a los peones de la hacienda echando sucedidos, que así llamaban a sus historias, no cuentos.
Eso fue antes de los gorilatos, antes de la evacuación.
Así comienza la entrevista que Sebastián de la  Nuez le realizara a Armando Quintero. Para leerla completa haga clic en el siguiente enlace: http://www.hableconmigo.com/2011/08/17/cada-quien-escucha-lo-que-necesita-escuchar/