Clarissa, la vaca azul

Clarissa, la vaca azul
paseando por el campo

viernes, 27 de noviembre de 2009

Temas de Narración Oral: Todo espacio es posible al narrar










Pintura de Jackson Pollock


“La narración oral es un acto en el espacio, donde el ser humano, al narrar a viva voz y con todo su cuerpo, asume cualquier espacio como el espacio del cuento” Definición nº 23 de Francisco Garzón Céspedes (en “El arte escénico de contar cuentos”)

Es evidente que la narración oral es en esencia escénica y que, en su plenitud creativa, es uno de los artes escénicos que, incluso, ha renovado y revitalizado la necesidad humana del diálogo, la práctica cotidiana de la conversación.
Su reconocimiento como tal, su valoración y hasta, diríamos sin exagerar, su dignificación, se lo debemos a las experimentaciones, las investigaciones y los importantes aportes teóricos de Francisco Garzón Céspedes quien, por primera vez -desde la década de los setenta con La Peña de los Juglares en Cuba y, principalmente, a través de su posición como “un investigador crítico, un teórico y un participante escénico”- lo fue concretando en ese sentido, para lograr cuajarlo y fundamentarlo como tal desde su Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica, sus numerosos Festivales y Muestras Internacionales de Narración Oral Escénica y los múltiples talleres dictados en tantos años en el viejo oficio.
Nuestras observaciones principales, nuestros fundamentos teóricos, nuestras experimentaciones e investigaciones y hasta el desarrollo de nuestra propuesta de trabajo se basan, principalmente, en esos aportes. A los cuales, por supuesto, complementamos -adaptándolos, modificándolos o recreándolos- apoyados en nuestro permanente análisis de la práctica, personal y constante, en la ortodoxia del arte y en su experimentación –personal y grupal- como en los aportes teóricos brindados por otros narradores orales en ejercicio y numerosos teóricos de la comunicación humana y de las artes escénicas.

El espacio escénico
Es muy cierto que la narración oral es un acto en el espacio, como lo es el hecho que el narrador “asume cualquier espacio como el espacio del cuento.”
Es cierto que un narrador oral experimentado puede asumir un espacio al aire libre como asume un aula de clases, un auditorio o una sala de teatro, grande o pequeña, como el espacio del cuento. Como, también, puede asumir la mesa de un café, las escaleras de una edificación, el vagón de un tren, el patio o la celda de una prisión, la sala de una casa y hasta, por qué no, una cama. Basta, eso sí, que reconozca a conciencia cada una de las diferencias que cada uno de estos lugares tiene -con su muy bien definida personalidad- y los efectos que estos pueden provocar, y hasta determinar, sobre el proceso total en la comunicación directa del cuento a narrar en cada uno de ellos.
Un narrador experimentado tiene que conocer las posibilidades que cada uno de estos espacios le brindan a su oficio. O de otros no señalados, porque en todos los espacios es posibles que narremos nuestros cuentos, al menos, alguna vez.
Pero, no es menos cierto que, para un narrador que se inicia, no podemos partir del reconocimiento de esta multiplicidad de espacios para que los asuma como tales. Hemos de partir de la consideración básica de un espacio que debe inicialmente reconocer para poder movilizarse con cierta comodidad, con cierta seguridad, con cierto aplomo, para ser eficaz en él. Luego poco a poco pasará, con una mayor conciencia, a asumir las variaciones impuestas por otros espacios.
Ese escenario básico a reconocer es el rectangular tipo italiano. Y, sobre un espacio con estas características nos moveremos inicialmente.
Como ejercicio, dibujaremos en la pizarra un plano de este tipo de escenario, o lo mostraremos en una maqueta. A su lado dibujaremos un plano -o mostraremos una maqueta- del aula de clases o del espacio donde realizamos nuestro taller básico de narración oral. Observaremos, una a una, sus similitudes y diferencias. Veremos y reconoceremos los lugares de esos espacios y las posibles entradas para abordarlos. Luego, les mostraremos algunos planos (o maquetas) de las variantes de los escenarios italianos y de otros tipos de escenarios que tomaremos de los libros de Macgowan - Melnitz (“La escena viviente”) o de Oliva - Torres Monreal (“Historias básicas del Arte Escénico”) Y, por último, les compartiremos algunas experiencias de narración oral que fueron realizadas por nosotros en otros espacios, principalmente, en todos aquellos que nuestros alumnos experimentarán más adelante.

Nuestra movilidad en el espacio
Reconocido el espacio escénico donde básicamente nos presentaremos, comenzaremos a tomar conciencia de las múltiples alternativas que tenemos para moveremos en él, de las posibilidades de cambios por desplazamiento, de cambios por niveles, de los cambios con focalizaciones y otros modos de abordar el espacio que podemos utilizar en nuestras propuestas escénicas.
Como siempre, una serie de juegos colectivos nos permitirán abordar el tema de un modo menos conceptual y más práctico. Aprenderemos, divirtiéndonos.
Inicialmente, para reconocer el espacio, para confiarnos a él, para reconocerlo y disfrutarlo. Nuestro trabajo “es un acto de amor” que incluye, sin dudas, al sitio donde lo desarrollaremos y que, por ello, siempre será visto como un “espacio sagrado”. Y no exageramos al valorarlo así.

Apunte VI “Cuando se aprende a escribir sin titubeos ya no se tiene nada que decir; nada que valga la pena”, comentó alguien que sabía del oficio. Cuando se narra oral escénicamente de ese modo, generalmente, tampoco.

Apunte VII ¿El cuento oralizado es mentira? La narración oral es una obra de arte, un objeto. Desde una posición idealista, cualquier objeto, es mentira. Desde una posición materialista, verdad. Que la oralidad se haga con verdades y mentiras, o realidades e imaginaciones, ya es otra cosa, y generalmente es con todo eso con lo que se hace.

Apunte VIII No podemos olvidar que en el mundo de hoy puede hablarse de la posibilidad de cualquier cosa - ¡este siglo veintiuno, que sigue siendo tan “cambalache, problemático y febril” como el anterior! - desde el fabricar sueños hasta destrozarlos cotidianamente, desde crear las ansias de libertad al reprimir con mayores ímpetus sus manifestaciones, pasando por el cantarle a la vida mientras se destroza una flor o el cerebro de un hombre, como el afirmar que se ha luchado por la democracia entre los seres humanos desapareciendo a las personas. Por ello pensemos en relativo, y en el posible maniqueísmo de una frase como esta de Augusto Monterroso: “Como todo el mundo, me siento enormemente atraído por el Mal, pero siempre me dejo vencer por el Bien”.

Cuando la historia es sagrada



















"En boca de los cuentacuentos, la historia adquiere tono de narración sagrada, y quien es escogido por el narrador para ser depositario del cuento siente que allí hay algo profundo y trascendente que debe ser oído con todo respeto"

Cuando leí el articulo escrito por Lulú Giménez, en especial esas tres líneas con que decidí abrir esta nota, no pude si no reiterarlo, aplaudirlo y en lo posible interpretarlo en imágen. Es mucho la evocación que nos trae el oficio del cuentacuentos, en mi al menos tres:

El Tuuli mongol que es una tradición oral que comprende relatos épicos de varios centenares a varios miles de versos y que está considerado como una enciclopedia viva de las tradiciones orales mongolas e inmortaliza la heroica historia del pueblo mongol. Tengo entendido que tales historias pueden durar horas enteras.

Nuestra tradición, citado por la propia autora, de nuestros niños en las zonas del oriente y occidente venezolano.

Y la hermosa y especial comunidad de cuentacuentos de nuestro pais quien tiene entre sus mejores cultores a Armando Quintero y su vaquita azul que por tanto tiempo nos ha dado cuentos. En él pensé al momento de dibujar y através de este dibujo reconocer tan noble esfuerzo.

"In the mouths of storytellers, the story takes on sacred narrative tone, and whoever is chosen by the narrator to be the depository of the story feel that there is something deep and important to be heard respectfully"

When I read the article written by Lulu Gimenez, especially those three lines with which I opened this note, I could not repeat it if not, applaud and possibly interpret an image. It is much the evocation that brings the craft of storytelling, I at least three:

The Mongolian Tuuli is an oral tradition that includes epic stories of several hundred to several thousand lines and is considered a living encyclopedia of Mongolian oral traditions and immortalizes the heroic history of the Mongolian people. I understand that such stories can last for hours.

Our tradition, quoted by the author herself, our children in areas of eastern and western Venezuela.

And beautiful and special community of storytellers of our country who is among his best exponents Armando Quintero and his blue cow for so long has given us stories. . It thought at the time of drawing and drawing através recognize this noble effort.

Publicaciones: 2009 Misterios del ser. Tomado de Raymond Torres http://rayilustracion.blogspot.com/

martes, 3 de noviembre de 2009

Video de los Festejos Aniversarios de Los Cuentos de la Vaca Azul y Narracuentos UCAB

video

El 11 de octubre de 1987, en la Biblioteca del Parque del Este de Caracas, con la presencia de los llamados, para esos años, Los Abuelos de los Cuentacuentos, el exiliado boliviano Luis Luksic y la maestra tachirense Blanca Graciela Arias de Caballero, junto a Nanni Barret, la cantautora de origen paraguayo, y mi persona, se realizó la primera presentación de la agrupación Los Cuentos de la Vaca Azul. Agrupación que fuera fundada por mí, y cuyo nombre surgió de un cuento que tuve que inprovisar en un contrapunteo con "El Caimán de Sanares" en el Museo de Barquisimeto, la capital del Estado Lara, un año antes.
El 9 de octubre de 1991, en la llamada Piedra de los Enamorados de la Universidad Católica Andrés Bello se inauguró - oficialmente, porque desde hacía dos años veníamos narrando oralmente en ese sitio - la agrupación Narracuentos UCAB.
El mes de octubre es, sin dudas, un mes de festejos para ambas agrupaciones. Desde hace 22 años para una y 18 para la otra.

Desde el 8 de octubre iniciamos la serie de actividades en La Plaza del Estudiante de la Universidad anunciando los festejos de los aniversarios de las dos agrupaciones a realizarse en Parque Caballito y en la Universidad Católica. Participaron Vanessa Menechey, Tiago de Jesús y Armando Quintero. Fue la primera actividad del nuevo año universitario 2009-2010.
Con el apoyo de un afiche que nos hiciera la Dirección de Cultura de la UCAB, diversas notificaciones en la red, junto a mensajes y llamadas a amigos y familiares, el 11 de octubre nos presentamos en el espacio de Altamira. Narraron dos de los abuelos del taller que dictamos en la Casa de la Juventud Prolongada de Chacao, la Sra. Rhaiza Delgado y el Sr. José Moreno. Por Narracuentos UCAB, lo hizo Vanessa Menechey. Contamos con la participación especial de la Psicóloga Bianca González. El hecho merece un reconocimiento especial. Diríamos mejor: ello fue uno de nuestros regalos de cumpleaños. Bianca, quien tomó talleres con nosotros y nunca narró públicamente, decidió, a partir de lo sucedido, integrarse a ensayar y participar con nosotros. Por Los Cuentos de la Vaca Azul, narraron Freddy Gamboa, Tiago de Jesús y Armando Quintero. Agradecemos la presencia de los numerosos asistentes, familiares, amigos y narradores que nos acompañaron pese al feriado largo. Otro regalo. Y, en especial, le agradecemos a la Profesora y Periodista María Antonia Sánchez que vino con un grupo grande de sus alumnos. Al finalizar la actividad, ellos nos hicieron una entrevista, fue la tarea asignada por la docente amiga.
El 14 de octubre realizamos, con Tiago de Jesús una presentación especial para los alumnos recién ingresados a la universidad. Poco, pero muy atento público. El 15, ambos, nos presentamos en la Plaza del Estudiante. En nuestra actividad normal y constante de la UCAB.
Para el 25 de octubre, realizamos la presentación habitual en Parque Caballito. La hicimos para aquellas personas que no pudieron asistir el 11. Un tercer regalo fue que, para ese domingo, contamos con dos conocidas narradoras: Jenny Fraile, docente de la UPEL, y Linsabel Noguera, la periodista de Sónica, el muy escuchado programa de RCR, y responsable de La Rana Encantada. Narraron, además, el Sr. José Moreno, Tiago de Jesús y Armando Quintero.

Éstas son algunas de las fotos tomadas en las dos actividades de Parque Caballito.
Con ellas se realizó el montaje de este video.

Texto: Armando Quintero Laplume